Columna de opinión

Fecha de publicación: 2 de enero de 2021

El fin justifica

los medios

| Gabriel Valenzuela
  Periodista

Pese a la polémica existente sobre el origen de esta frase, de si fue creada por Maquiavelo o Bonaparte, resulta interesante como pudo trascender siglos después dentro de nuestra sociedad. En la actualidad, cuando observamos la fiesta masiva que se realizó en Espacio Broadway, que albergó a más de 400 personas sin respetar las medidas de seguridad sanitarias, se puede atribuir este título a este caso sin ningún problema y, sobre todo, a las decisiones y convicciones de la gente que se encuentran detrás de todo esto.

Resulta paradigmático como el mismo día que la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, anunciaba que la nueva cepa del coronavirus originada en el Reino Unido había llegado a nuestro país, estas personas con tal de pasarlo bien, barrieron con todos los medios posibles para lograr su fin último.

Tampoco se trata de decirle a toda esta gente, que fue captada en video corriendo por la Ruta 68 para no ser detenidas por Carabineros, que no se divierta, que no salga con sus amigos, ya que es necesario distraerse en una época donde la salud mental está tan olvidada como el pudor de ellos. 

Pero, entendiendo que la Región Metropolitana actualmente se encuentra en Transición (Fase 2) ¿Era necesario reunir a 400 personas en un mismo sector, cuando el límite es de 20 en espacios abiertos? ¿Igual se podría tener un momento ameno? ¿Era necesario arriesgarse de esa manera? Para cualquier persona sensata, la respuesta sería negativa.

 

Ya que debemos entender que, pese a la llegada de la vacuna a nuestro país y a una leve alza de contagios que “con una terapia de shock” - como dijo el ministro Paris – se ha logrado mitigar de a poco, no se puede pretender llegar a estas instancias para echar a perder todo lo que hemos construido en los últimos meses.

De estar con más de 6.500 casos diarios a tener como límite los 2.500, fue un avance, al igual que mantenerse constantemente dentro de los 5 países con más contagiados del mundo, ha llegar a estar fuera de los primeros 20.

Por lo que, resulta increíble como esta gente con tal de pasarlo bien es capaz de usar todos los medios posibles, arriesgando a mucha gente, para satisfacer su fin último: “carretear”.

Con lo que se puede deducir que, por ir a una fiesta, esta gente es capaz de arriesgar la vida de sus propios familiares y dejar de lado todo el cariño o amor hacia ellos para alcanzar su finalidad. Por lo que, en este caso, el fin si justifica los medios.