Columna de opinión

Fecha de publicación: 20 de febrero de 2021

Parasitismo a la chilena

| Gabriel Valenzuela
  Periodista

Dentro de la naturaleza existe la simbiosis, la cual se define como “la relación ecológica entre organismos de especies diferentes que están en contacto directo”, que van interactuando de distintas maneras. El parasitismo es un ejemplo de ello, pero una de las dos partes termina beneficiándose por completo de la otra, sin dar nada a cambio. 

Este es el caso de la mega sequía existente en Chile, la que se convirtió en un problema sin vuelta atrás y que nadie está haciendo algo por mejorarla. Por décadas hemos estado sobreexplotando el agua y recién en los últimos años nos hemos dado cuenta del daño que hemos hecho como sociedad. Pero ¿Realmente se están haciendo cosas por mejorar la escasez hídrica en el país? 

“Desde el año 2010, el territorio comprendido entre las regiones de Coquimbo y la Araucanía, ha experimentado un déficit de precipitaciones cercano al 30%”, sumado a esto, la década pasada fue la más cálida en los últimos 100 años, dentro del país. 

 

 

 

 

 

 

 

Por lo mismo, como sociedad no nos podemos quedar tranquilos ante esto, ya que gran parte de la responsabilidad que existe en relación a este tema, recae en todos los ciudadanos de Chile. Debido a esto, hemos creado un parasitismo a la chilena con el agua. 

Las causas de este problema radica en el mal uso que la ciudadanía le da al agua, es más, según la Dirección de General de Aguas (DGA), “el consumo por parte de los distintos sectores productivos subió un 160% entre 1990 y 2006”, demostrando así una sobreexplotación de este recurso natural.

La distribución del agua, se sectoriza entre el sector silvoagropecuario (73%), el industrial (12%), el minero (9%) y el agua potable (6%), siendo los dos primeros, los que más problemas y aprovechamientos han sacado de este recurso. Casos como los que se viven en Petorca, terminan siendo un fiel reflejo de esta situación. 

Es importante que tomemos conciencia de una vez por todas y podamos construir, en conjunto, una mejor situación hídrica en Chile. Por muchas campañas que se puedan hacer para cuidar este recurso o planes para ello, la principal tarea recae sobre los habitantes de este país, que en los últimos años ha abusado del agua como si se tratase de un parásito en otro animal.