Obispos católicos piden a la población no vacunarse con el antídoto de Johnson & Johnson



Varios obispos en Estados Unidos comenzaron a publicar cartas, en las que recomiendan a la población, no vacunarse con el antídoto creado por Johnson & Johnson, debido a que este fue desarrollado y producido con células madres que fueron extraídas de abortos.


Por ejemplo, el obispo Robert Deeley, de la Diócesis de Portland, afirmó que “si alguien puede elegir entre vacunas igualmente seguras y efectivas contra el Covid-19, deberían elegirse las vacunas con la menor conexión con líneas de células derivadas de abortos. Por tanto, si alguien tiene la capacidad de elegir una vacuna, las de Pfizer y Moderna deberían ser elegidas antes que la de Johnson & Johnson”.


En la misma línea, el presidente del Comité de Doctrina de la Conferencia de Obispos Católicos en Estados Unidos, Kevin C. Rhoades, dijo que el antídoto creado por J&J “suscita cuestiones sobre la permisibilidad moral de emplear vacunas desarrolladas, probadas y/o producidas con la ayuda de líneas de células derivadas de abortos”.


Pese a que las vacunas creadas por Moderna y Pfizer & BioNTech utilizaron estas células extraídas de abortos en sus pruebas, todos los ojos se pusieron en Jonhson & Johnson que fue mucho más allá, por utilizarlas en su producción, desarrollo y pruebas.


Por Gabriel Valenzuela