Columna de opinión

Fecha de publicación: 1 de mayo de 2021

Crónica de una

Muerte Anunciada

| Gabriel Valenzuela
  Periodista

El 28 de abril de 1981 Gabriel García Márquez publicó el libro “Crónica de una Muerte Anunciada” que, según el mismo autor, se convirtió en su mejor novela literaria. Cuarenta años después de este suceso es increíble como justo en su aniversario, esta historia vuelve a ser contada, pero de la mano de otros protagonistas. 

 

Esta vez el personaje de Santiago Nasar lo protagoniza la imagen de un mermado Gobierno, quien, al igual que en la historia de “Gabo”, tuvo a su alrededor a muchas personas que sabían que iba a morir, pero a diferencia del libro, en esta ocasión sí se logró comunicar al protagonista de su futuro y lamentable deceso, pero este nuevo personaje más contemporáneo hizo oídos sordos a tal mensaje.

 

Su egolatría, orgullo y porfía terminaron por no hacer caso a tales llamados de alerta. Por dar algunos ejemplos, merece recordar a un par de personajes que sí tuvieron la posibilidad de avisarle a este Gobierno de tal magno homicidio, que hoy se lamentan desde La Moneda.

 

“Presidente Piñera… en nombre de la patria le pido, humildemente, que retire su presentación al Tribunal Constitucional”, pidió antes de este lamentable deceso, la presidenta del Senado, Yasna Provoste, pero el Gobierno hizo oídos sordos a tal injuria, como ellos consideraron a este mensaje.

Pero no sólo sus adversarios le avisaron de tal magno deceso que presenciamos en el último tiempo. Incluso las propias huestes de este Gobierno les advirtieron del evento que se venía.

 

“Como el Gobierno dice que no hay recursos, yo puedo ser razonable y entenderlo, pero sí puedo pedirles que permitan a los chilenos que se sigan ayudando a través del tercer retiro”, este fue el grito de salvación que lanzó el senador de la UDI, Iván Moreira, hacia La Moneda, pero rebotó tan rápido como lo que duró el matrimonio entre Bayardo San Román y Ángela Vicario. 

 

Pese a todas estas advertencias pudimos presenciar en estos días el triste desenlace de esta historia, digna de otro best seller de García Márquez, el cual culminó con un 9% de aprobación para la gestión de Sebastián Piñera en este Gobierno, y con un oficialismo prácticamente dividido en su apoyo a la mermada imagen de este mandato. 

 

Aviso de utilidad pública. Hasta marzo del próximo año todos los ciudadanos que quieran ir a dejarle flores al cementerio donde yace un mandato que ya descansa en paz, podrán hacerlo en las inmediaciones de La Moneda. Después de ese periodo, se retirará el mausoleo para instalar a otro Gobierno de turno con la oportunidad de cambiar y hacer mucho mejor las cosas. Rest In Peace.